Motivos por los que tener piscina

Cuando los primeros días calurosos del año, el aumento de las temperaturas en primavera o a principios de verano, me viene a la mente una idea: me gustaría tener una piscina en mi casa. Se trata de cubrir una necesidad primaria: hace calor y necesitamos calmarnos. Y no hay mejor manera que zambullirse en la piscina y tomar un buen baño.

Un sueño hecho realidad y que se puede realizar. Sin embargo, a veces tiene dudas antes de comprar una piscina: si la aprovecha, si va al jardín, si su mantenimiento es demasiado caro, o quien le va a hacer la piscina, para esto ultimo nosotros siempre recomendamos a grandes profesionales como gresitepiscinas. Por este motivo, queremos ayudarte mostrándote las ventajas y beneficios de tener una en tu casa, ¿estás interesado?

 

 

La piscina es un punto de encuentro imprescindible para toda la familia. Hoy en día, el ritmo de vida es agitado y puede ser difícil encontrar tiempo para relajarse con los seres queridos (sin interferencias de teléfonos móviles, tabletas o televisión). La piscina es ideal para la diversión familiar y ofrece grandes oportunidades para fortalecer los lazos.

Una piscina embellece cualquier jardín, sea cual sea. Este es un hecho innegable. A menudo se dice sin sonrojarse que un jardín no está completo sin una piscina, y tienen razón. Además, si está pensando en vender su propiedad en el futuro, cree que tener una piscina la aumentará, con un retorno de la inversión de más del 50%. Una ventaja económica que no es en absoluto insignificante.

¿Sabía que, además de la salud, el ocio y el bienestar, la construcción de una piscina puede ofrecerle beneficios económicos? Varios estudios internacionales indican que tener una piscina aumenta significativamente el valor de una propiedad. Aunque el aumento varía en función de factores geográficos y climáticos, estos porcentajes oscilan entre el 7% y el 20%.

Para los más pequeños, una piscina es sinónimo de actividad. A diferencia de sus opciones de ocio frente a la pantalla, todos los juegos acuáticos y las aventuras les obligan a moverse, de modo que durante el día se cansan y se acuestan primero para relajarse. Además, al mejorar la capacidad pulmonar y fortalecer los músculos responsables de la respiración, el ejercicio en el agua es positivo para los niños asmáticos.

Un baño tranquilo al final de la jornada laboral, aliviando la tensión con los deportes, una conversación relajada en la piscina, rociando los pies en el agua. Observar la superficie de una piscina tranquila es en sí mismo una actividad relajante. Si a ello se añade una iluminación adecuada y sales de baño relajantes, el efecto calmante es sensacional.

Sea cual sea su edad, la piscina es el lugar ideal para practicar deportes. El trabajo físico acuático es muy beneficioso para el sistema cardiovascular y la movilidad articular. La natación es una buena forma de entrenar en la piscina, pero no es la única: ¿por qué no invitar a tus amigos a practicar hidrogimnasia o a jugar al waterpolo? Haz deporte y mejora tu vida social!

 

Deja un comentario