Escorts Madrid

escorts madrid

Como acelerar el clímax a una mujer

Primero.- Alterna las posturas. “Puedes ir probando múltiples posturas hasta encontrar una con la que goce. Prueba a que se ponga encima de ti, de manera que al paso que hay penetración, el clítoris esté en contacto con tu pubis, y así puedas probar las 2 estimulaciones”.

Segundo.- Cambia los movimientos y el ritmo. “Prueba a moverte en círculos, de arriba abajo, cara los lados, modificando la velocidad y la presión que ejercitas.

Tercero.- Que te solicite lo que desea o bien precise. “Es una de las mejores opciones, pídele a tu pareja que te indique que es lo que le encanta. Que le digas cosas al oído, de qué forma te complace que le toques o que te bese y de qué forma te complace besar a ti… Todo lo que se te ocurra.De este modo alcanzareis el clímax juntos mucho mejor.

Cuarto.- El sexo está en tu cabeza. “Disfruta del momento, céntrate en lo que estas sintiendo en todos y cada momento, sin pensar en lo que  piensa el otro. Sé ególatra, nadie es capaz de darte lo que  no eres capaz de darte a ti.

 

 

posturas escorts madrid

 

Las tres posturas preferidas de una Escort

Primero. Las mujeres, ¡arriba!

escort en madrid escort-madrid escorts-madrid-chica

Cuando la mujer se encuentra sobre el hombre puede controlar el ritmo y el ángulo de penetración (estimulando así su punto G), y tanto  como  tienen acceso libre y simple al clítoris para estimularlo con las manos. Aparte de esto, para mayor placer, también se pueden incorporar ciertas alteraciones súper hot: la mujer se puede reclinar un tanto atrás, al paso que su pareja le acaricia el clítoris, o también pueden practicarla con el hombre sentado, de este modo sea en la cama, una silla o un sofá, y la mujer sentada sobre él tal como si estuviera  montando “a caballito”.  Esta postura, al encontrarse cara a cara, además deja que la pareja pueda acariciarse y besarse, ¡y es un enorme estimulo visual de forma especial para él!

Segundo. El misionero… con un twist

escorts de madrid escorts-de-madrid escorts-madrid-capital

A la postura del misionero, en la que el hombre se acuesta sobre la mujer le sumamos un complemento estimulante: las piernas de la mujer se apoyan sobre los hombros de su pareja. Es una alteración de un tradicional, ¡que suma mucho placer! La penetración se vuelve más profunda y, cuanto más eleve las piernas, ¡más profunda será! Verás de qué forma cambia ese misionero tan tradicional que ya conoces… Aparte de esto,  la elasticidad de su cuerpo le hará sentir súper sensual y te dará mayor confianza.

Tercero. El perrito

escort madrid perrito escorts-madrid-perrito

Para muchas mujeres esta postura resulta una estimulación directa del punto G. Más aún si la mujer cambia la situación levantando su torso de manera que su espalda quede alineada con el pecho del varón. Esta situación también es un enorme estímulo visual para el hombre, en la medida en que podrán ver las curvas de la espalda, la cintura y la cadera de ella. Aparte de esto, los 2 tendrán simple acceso al clítoris. Aunque a veces para practicarla hay quienes prefieren tener cierto grado de confianza con su pareja puesto que al no haber contacto cara a cara se puede crear una sensación de falta de confianza